Yo nací en la más oscura ignorancia

Aquí estamos para despertar nuestra conciencia, para educarla. Ahora somos como bebés espirituales. Estamos despertando apenas. Cuando un bebé nace su visión es muy limitada. Intuitivamente llora para obtener la atención de sus padres. El bebé ve pero al mismo tiempo no ve. Ve todo borroso. Así en el comienzo del proceso espiritual nuestra visión es bien limitada, vemos pero no vemos. Luego el bebé va creciendo, aprendiendo y comienza a ver las cosas de manera diferente, de forma mas detallada, va a empezar a reconocer las formas, la relación que tiene con las formas y con los diferentes objetos, por ejemplo el uso apropiado e inapropiado de diferentes instrumentos etc. Así se va ir desarrollando paso a paso haciendo propias experiencia bajo la guia y protección sus padres. Sin la ayuda de los padres, sin educación, un bebe seria siempre un tonto.

De la misma manera uno no puede crecer en el ámbito espiritual sin una guía apropiada, sin un padre espiritual, sin un Guru. Necesitamos alguien que se preocupe por nosotros. Un Guru sabe mejor qué es bueno para ti que tú mismo. Tú mismo no sabes que es bueno para ti porque tú consideras todo en términos de comodidad y de ganancia. ¿Que tanto disfrute, que tanta comodidad, que tanta ganancia y beneficio material. El que sabe, el Guru, al enfermo no le dara lo que le hace daño, na rāti rogiṇo ‘pathyaṁ. El verdadero Guru instruye en bhakti, no en karma, y el verdadero discipulo con el tiempo va aprendiendo a apreciar esas instrucciones mas y mas. El agradecimiento y la deuda con el guru no son tan facil de sentir. So mucho mas alla de la palabra gracias y del sentimiento de tener que hacer algo.

“Yo nací en la más oscura ignorancia, pero mi maestro espiritual abrió mis ojos con la antorcha del conocimiento, a Él le ofrezco mis respetuosas reverencias.”

 

Más allá…

Todo lo que vemos viene de alguien a quien no vemos, Él siempre ha existido, es original, es eterno, de Él viene todo, toda la comprensión que tenemos aunque sea limitada, viene de alguien a quien no comprendemos… es necesario dejar el intelecto a un lado, porque para concebirlo sólo se necesita fé  y devoción; primero está la fe y de ahi viene todo lo demás, incluso el uso apropiado del intelecto…

La Reina Kunti dice a Krsna (SB 1.8.19):

māyā-javanikācchannam
ajñādhokṣajam avyayam
na lakṣyase mūḍha-dṛśā
naṭo nāṭyadharo yathā

“Yo no te conozco…estando cubierta por la pantalla de Maya, lo único que veo es maya”, ”no te conozco” porque estas más allá de los sentidos materiales, Tú nunca te afliges con la materia; tal como el titiritero está escondido detrás de mamparas  moviendo los hilos de los títeres, así Tú, no puedes ser visto por ojos materiales. Kunti está frente a Él, está hablando con Él y sin embargo le dice: “No te conozco…”  Te veo, tengo una relación contigo, sin embargo, sé que eres mucho más profundo, que estas más allá del alcance mi conocimiento y percepcion ordinaria. “Tú nunca estas afligido por nada de este mundo” y todo lo controlas detrás, como el titiritero a mueve a sus títeres,… por eso no puedes ser visto a través de los ojos ni el intelecto de los ignorantes…