Básicamente se podría decir que la inteligencia espiritual lleva al ser humano a alcanzar metas espirituales, y la inteligencia material lo lleva a perseguir logros materiales.

La inteligencia como parte del cuerpo sutil es una herramienta accesible que nos permite ocuparla para logros materiales y para el servicio devocional.

El alma desde el estado condicionado no puede “producir“ el impulso devocional. Para considerar el asunto de la devoción y la posibilidad de dedicarnos a dios necesitamos cierto “input“ filosófico, cierto conocimiento. Al procesar este conocimiento estamos ocupando la inteligencia de manera espiritual. Por ello, el Señor Krsna dice en el BG 18.70: «Y Yo declaro que aquel que estudia esta sagrada conversación nuestra, Me adora con su inteligencia.“

De hecho Krsna dice jñāna-yajñena, ejecutando el sacrificio del conocimiento/sabiduría, procesando el conocimiento, y Srila Prabhupada lo traduce como adorando con inteligencia. Significa también ocupando su inteligencia para adorarme o para entenderme. En otras palabras, estudiando la conversación entre Krsna y Arjuna, estudiando su dialogo, estamos adorando a Krsna con la  inteligencia.

A lo contrario, pensar y tratar de entender a Dios, ocupando la razón basada en la experiencia previa, es sólo especulación y no adoración. La conexión con la realidad tiene que venir del lado de Krsna. Nosotros respondemos desde nuestro estado con el esfuerzo de seguir sus instrucciones y satisfacer sus deseos, los cuales se manifiestan aquí frente nosotros a través del maestro espiritual. El maestro espiritual es otra forma de Krsna, que Krsna mismo manifiesta, para hacerse más entendible frente nosotros.

jīve sākṣāt nāhi tāte guru caittya-rūpe
śikṣā-guru haya kṛṣṇa-mahānta-svarūpe

CC 1.1.58

«Puesto que no es posible tener la experiencia visual de la presencia de la Superalma, aparece ante nosotros como un devoto liberado. Ese maestro espiritual no es otro que el propio Kṛṣṇa.»

Conectándonos con el maestro espiritual, con sus instrucciones y con el servicio, automáticamente estaremos ocupando nuestra inteligencia de manera filosófica y practica. En ese caso eso sería la inteligencia espiritual, porque está conectado con el servicio a Krsna, con su energía interna, el bhakti-sakti. Ese toque es crucial. Sin ese toque la inteligencia se vuelve material. El bhakti, la devocion es lo que hace la diferencia. Por eso, el Señor Krsna dice:

teṣāṁ satata-yuktānāṁ
bhajatāṁ prīti-pūrvakam
dadāmi buddhi-yogaṁ taṁ
yena mām upayānti te

BG 10.10

«A aquellos que están constantemente consagrados a servirme con amor, Yo les doy la inteligencia mediante la cual pueden venir a Mí.»

Ser devoto es asunto de corazón y solo así la inteligencia, la mente y todos los sentidos obtienen su verdadera importancia. Con ello todo el conocimiento y otras adquisiciones materiales pueden ser espiritualizada o conectadas con el servicio del Señor.

Comparte a...