No es suficiente tener un corazón caritativo, compasivo, también hay que saber qué es lo que alguien necesita, cuál es la dieta, cuál es la medicina. Si no lo sabemos, nuestro acto caritativo puede perjudicar, más que ser un beneficio.

Como el niño que se apiada de su hermano mayor con tifus, y roba alimento a su madre para que pueda comer. Con su acto caritativo, sin duda, le quitó el hambre, pero volvió a aumentar su enfermedad. Incluso, la empeoró.

¿Cuál es el diagnóstico de nosotros? ¿Cuál es la ayuda que necesitamos?

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.