bbtirtha

Un día un devoto de Jalandhar (Punjab, India) vino a Kolkata Math y me pidió tiempo privado con Guruji. Él quería quedarse en el Math después de recibir sus bendiciones, entonces le recomendé que viniera a los darsans nocturnos. En esos tiempos Srila Gurudev solía distribuir prasadam a los devotos durante los darsans de la noche, mientras intercambiaban sonrisas y palabras afectuosas que los devotos recuerdan y aprecian hasta la fecha.

Ese día, yo le dije al devoto que viniera cuando terminara el darsan para recibir atención especial de Srila Gurudev. Así lo hizo al final del darsan y ofreció reverencias. Antes que él se levantara, Guru Maharaj dijo: éste es el lugar de nuestro Gurudev. Es bueno estar en un lugar tan sagrado para servirle. ¿Te quieres quedar?

Yo estaba completamente sorprendido. Ninguno de nosotros le había dicho nada.

Él se levantó y dijo, “Sí, Guru Maharaj.”

Luego Guru Maharaj dijo, “Eso es muy lindo.”

Después de solo dos días el devoto regresó conmigo quejándose. El escuchó de otros compañeros viviendo allí de los defectos de algunos devotos del Math. Él dijo que esas personas le aconsejaban no vivir dentro del Math y que era mejor vivir en la casa e ir a visitarlo; por hacer eso, su devoción sería mejor.

Le contesté hablando de las glorias de Srila Gurudev. Le recordé que Guruji es antrayami (todo lo sabe) y como le dijo era bueno quedarse en el Math sirviéndolo, previo a que él expresara su deseo -pocos días antes-.

Le repetí que el Math es como un hospital- muchas personas enfermas se encuentran allí. “Estamos aquí para ver a los enfermos”, recalcándole, pero para ver al médico experto. Venimos aquí para tratar nuestra enfermedad, no para ver el grado de enfermedad del otro.

Él no parecía convencido. Esa noche durante el darsan Srila Gurudev le habló enojado. “No es bueno escuchar cosas que no son favorables para la devoción. ¡Si te asocias con personas por acá y por allá, tú devoción se va a pudrir! Este nacimiento humano es muy raro”, le advirtió.

Era muy extraño que Gurudev se enojara en el darsan, pero ese día lo hizo. Nadie le dijo ni compartió nada anteriormente con Guru Maharaj, pero él pudo otra vez leer la mente de esa persona.

Empecé a preguntarme, “¿Cómo es que Guru Maharaj sabía que esta persona quería venir a quedarse en el Math, y cómo, dos días después, supo que su decisión cambiaría porque el escuchó algo no favorable para su bhajan?”

Eventualmente, esa persona no se quedó en el Math, aún después de haber recibido tan gran misericordia de Srila Gurudev; pero entendí que cualquier cosa que estés haciendo, si estás en el Math, si estás en el quinto pinto, si estás afuera -“Él lo sabe todo”-.

Prahlad Das

Comparte a...