por Swami BB Tirtha

Tendremos que ir a través de las enseñanzas del Srimad Bhagavatam repetida y fervientemente. Si no hay tal entusiasmo o determinación, estaremos condenados al fracaso.

Hemos escuchado que Sri Krishna Dvaipayana Vedavyasa Muni (quien es aceptado como guru por todas las sectas de la India), no pudo obtener tranquilidad mental después de expandir o dividir los Vedas en cuatro categorías (Rig, Yajur, Sama y Atharva), y después de escribir Vedanta (Brahmasutra), el Mahabharata (que incluye el Gita) y los 18 Puranas. Por lo tanto él tuvo que jugar los pasatiempos de recordar a su guru (Narada Goswami) en el lugar santo Badrinath Dham y orar por su gracia. Narada Goswami apareció ante él y le disciplinó, diciendo que todo lo que había hecho estaba mal y le aconsejó cantar las glorias de Sri Krishna, solo para la satisfacción de Krsna y no por dharma, artha (prosperidad material), kama, beneficios temporales, y ni siquiera la salvación de unirse con el Brahman impersonal. Por la gracia impartida de Narada Goswami, Vedavyasa Muni meditó sobre los cuatro versículos del Bhagavatam (chatursloki Bhagavatam) y escribió el Bhagavatam que consiste en doce Cantos y dieciocho mil versos, y así él obtuvo dicha eterna.

Aquí se debería aclarar cuidadosamente que incluso si alguien oye acerca del Bhagavatam innumerables veces, nunca podrá volverse obsoleto. Sri Vrindavan Das Thakur en su tratado, Sri Chaitanya Bhagavat, ha escrito que Sri Chaitanya Mahaprabhu, después de escuchar el Dhruva Charitra (cuarto canto) y el Prahlad Charitra (séptimo canto) del Srimad Bhagavatam cien veces de Sri Gadadhar Pandit Goswami, quería escuchar esos temas una y otra vez.

Sabda-Brahma – El Sonido Trascendental – nunca puede llegar a ser obsoleto. Cada vez que se escuchan las escrituras, ambrosía completa de hari katha es saboreada de nuevo.

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.