… pero tampoco soy un trascendentalista.

Varios de ustedes han estado en la India y han visto ciertas incongruencias. Una de ellas es el trato o la actitud que se muestra hacia el medio ambiente. Mucho se podría decir y analizar desde distintos puntos de vista: social, psicológico etc., pero eso es materia aparte.

Ni si quiera se trata de actitudes exclusivamente de la India, en occidente  muchos devotos han considerado que no se debe prestar mucha atención a lo mundano, a la naturaleza material. En los lugares sagrados de la India simplemente dicen “lo sucio es lo externo, pero el dham es diferente”. Sí, eso es cierto, sólo queda una interrogante ¿cómo llegar a la visión de lo que es diferente (de lo trascendental), si tenemos que ver lo que es externo?.

¿Cómo adorar lo sagrado y al mismo tiempo dañarlo considerando que es sólo lo externo lo que se daña?.

Una vez estuvimos sobre un barco en el rio Yamuna. Observamos un devoto en la orilla, haciendo sus oraciones, meditaciones, tomando un baño sagrado, etc. Al final, cuando terminó, empaco la basura que tenía ahí en una bolsa de plástico y la tiro al mismo rio Yamuna. ¿Será que él estaba adorando sólo al Yamuna trascendental y después la basura lo tiro al Yamuna mundano?

No sé cuál sería su discernimiento interno o cuál es el criterio que muchos tienen cuando muestran un significativo grado de indiferencia, actitud negativa o dañina hacia los lugares sagrados.

Sea como sea, encontré una cita del Caitanya-bhagavata con el comentario de Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati Thakura Prabhupad, que considero, aclara muy bien cómo debe relacionarse un devoto con el mundo.

En el Caitanya-Bhagavata  2.18.184 dice:

“Al respetar ambas: la energía material y la energía trascendental de Krishna, la devoción de uno se vuelve firme”

y Srila Bhaktisiddhanta Prabhupada comenta:

“Más que considerar lo terrenal como energías mundanas de Krishna, uno debe considerarlas trascendentales y orar a ellas por servicio devocional a Krishna”.

Comparte a...