Una vez un rey estaba durmiendo; 

Había un mono en su cuarto y mientras el rey dormía entró una serpiente, el mono se asustó y empezó a saltar de un lado al otro, la serpiente se iba acercando al rey y como el mono estaba asustado saltó encima del rey y lo despertó, cuando el rey vio la serpiente la mató. 

El rey pensó :

“Éste es mí salvador, él me rescató” 

Así que se fue al parlamento y dijo: 

“Todos son soldados, ministros, todos ustedes están conmigo, pero nadie pudo protegerme a mí del peligro de ésta serpiente, éste mono es verdaderamente mi salvador, él va a ser el primer ministro de éste reino”. 

Así el rey puso al mono como primer ministro.

A todo lugar donde el rey iba, el mono lo acompañaba, y todo lo que tenía que hacer lo consultaba al mono y éste siempre decía sí o no con la cabeza sin entender nada y cuando los demás preguntaban algo al rey él decía: 

-No, mi ministro mono dijo que no, entonces no lo vamos a hacer.-

O decía : -sí, se puede hacer.-

 No tenía ninguna lógica pues el mono no entendía nada de lo que le preguntaban, solo asentía sí o no con la cabeza. 

Un día un rey vecino los atacó. Fue entonces que todos los soldados y comandantes vinieron al rey y le expresaron que debían prepararse para la guerra, y que tenían que armarse; 

De esta manera el rey preguntó al mono y él asintió negativamente.

Entonces el rey dijo que no pelearían, y todos ellos quedaron muy enojados con el rey ya que actuaba preguntando a un mono sin escuchar a sus expertos ministros. 

Los comandantes no sabían qué hacer pues sentían que el rey los estaba arruinando.

Ese mismo día el rey estaba durmiendo, el mono estaba ahí, y en ese momento llegó una gran mosca, volaba y volaba hasta que se sentó en la nariz del rey, el mono no sabía qué hacer, y como antes de eso había visto la espada con la que el rey mató a la serpiente, entonces la tomó, mató a la mosca y también mató al rey.

Enseñanza:

Hay seguidores que parecen ser fieles pero no son inteligentes y hay seguidores que tienen fé, pero parecen no ser tan fieles porque son inteligentes y aplican su propio criterio.

Entonces vemos cómo una fé ciega perjudica, mientras que alguien con fé e inteligencia siempre va a encontrar el criterio apropiado para servir de manera apropiada.

Sirvientes y amigos ciegos pueden causar mas daños que enemigos.

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.