Todas las glorias al arroz Balam y al ghee de vaca
(del Upakhyane Upadesa – Historias Instructivas de Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati Thakura)

Había una vez un terrateniente en cuya casa ningún obrero lograba trabajar durante mucho tiempo. El propietario solía llamar nuevos trabajadores con frecuencia pero éstos abandonaban el trabajo pocos días después, el hombre se encontraba muy angustiado con la situación pues le resultaba casi imposible mantener su casa sin la ayuda de sus empleados.

Una vez el hombre se estaba lamentando con uno de sus amigos -¡Qué desafortunado soy! Ninguno de mis empleados ha logrado mantenerse -¿Cuál será la solución? El amigo del propietario le aconsejó: “Si sigues mi recomendación, tus empleados no van a querer irse aun si quisieras deshacerte de ellos. Toma a alguno de tus empleados y aliméntalo con toda una variedad de arroz Balam y con ghee de vaca dos veces al día todos los días. Después de hacer esto durante seis meses, puedes ofrecerles la clase de trabajos que desees”.

El propietario siguió el consejo de su amigo y después de que uno de los empleados probó el arroz Balam con ghee por seis meses, ninguna otra clase de arroz era igual de agradable para él. El propietario, después de un lapso de seis largos meses empezó a presionar a su trabajador con toda clase de rigurosos trabajos por lo que el trabajador empezó a quejarse con los asistentes del dueño de la casa: “Me voy a ir a cualquier otro lugar si continúan presionándome de esa manera”. Así pues, cuando había un poco más del trabajo normal, el empleado acostumbraba a decir: “No voy a estar acá por más tiempo”, hasta que un día el propietario le dijo que se podía ir donde quisiera. El empleado buscó varios lugares para trabajar, pero en ninguno de estos terrenos pudo encontrar el placer que le daba el comer arroz Balam con ghee.

Finalmente, el empleado regresó impotente a la casa del hombre y continuó trabajando por mucho tiempo. Cuando había algún trabajo extra solía irse a algún otro sitio para descansar, pero tan pronto como recordaba el sabor del arroz Balam con ghee, de inmediato regresaba a la casa de su jefe, diciendo que había desarrollado un sentimiento por el propietario de la casa y que esa era la razón por la que había sido incapaz de alejarse de aquel lugar.

Después de algunos años, cuando el propietario se encontró de nuevo con su amigo, el hombre gritó de la alegría: ¡Todas las glorias al arroz Balam y al ghee de vaca!

Significado:

Esta historia nos enseña sobre la influencia de kanaka, kamini y pratistha (disfrute del dinero, del sexo opuesto y de la reputación) para aquellos que se encuentran deseosos por alcanzar tales cosas. Es muy difícil encontrar en este mundo personas dispuestas a ofrecer servicio devocional sin causa al Señor Hari. Ni una sola persona quiere permanecer en la familia devocional de Krishna sin ser motivado por la gratificación de los sentidos y deseos mundanos. Algunos fingen ofrecer servicio devocional al Señor Krishna para que luego ese servicio se revierta en aspectos materiales, posición, reputación, riqueza, trabajo fruitivo, liberación, o satisfacción de los sentidos.

Con el fin de atraer a tales personas mediante todos los medios, e ilustrarlas con su latente potencial, los benévolos maestros espirituales preparan arroz Balam con ghee para alimentarlas, haciendo todo lo posible para retener a los principiantes en la familia de Krishna, a través del ofrecimiento de diferentes tipos de posición, y reputación.

Al principio tales personas puede que quieran abstenerse de hacer parte de la familia del Señor Krishna, pero cuando ellos continúan con el premio del prestigio, posición, honor, etc., en la forma de arroz Balam con ghee o algo similar, esas personas fingen mostrar algún tipo de dulce sentimiento hacia el propietario o maestro espiritual. Tales personas probablemente no desaparecerán aun si se les pide. ¡Así que todas las glorias al arroz Balam con ghee de vaca!

El propietario de una empresa seria en la realización de sus servicios, es comparado con el serio deseo del maestro espiritual o de un devoto puro, de satisfacer al señor Gauranga. Mientras que el sirviente sea comparado con toda clase de servidores que fingen servir a su maestro espiritual con una actitud firme, el arroz Balam y el ghee pueden ser comparados con el deseo de un servidor de posición, honor y reputación.

Comparte a...