Amŗta Vānī
Śrīla Prabhupāda Bhaktisiddhānta Sarasvatī Thakura

Algunas personas dicen que todos son iguales. ¿Están en lo cierto?

¿Cómo pueden ser iguales los honestos y los deshonestos, los devotos y los no devotos, los piadosos y los impíos, los letrados y los analfabetos, los semidioses y el Señor Supremo, los castos y los no castos, los religiosos e irreligiosos, los claros y los oscuros, los constitucionales y los condicionales, así como los servicios devocionales y los no devocionales?

Todo parece fácil para aquellos que no son conscientes de los objetos internos o que no pueden entrar en una comprensión más sutil de los mismos. Un muchacho tonto puede afirmar que su escritura ilegible tiene significado porque la escritura de una persona inteligente tiene significado. Si la escritura ilegible y la escritura con significado se consideran iguales, los necios pensarán que cualquiera que intente hacer una distinción entre ellas es culpable de sectarismo o parcialidad. Si apelamos a aquellos que no entienden al Señor Supremo Hari para discutir temas sobre Hari y su conclusión, dirán que revelar la conclusión sería sectario. Entonces dirán que refutar una conclusión incorrecta equivale a una blasfemia. Creen que porque no lo sabemos todo, es mejor equilibrar la cuenta llamando a todo igual. De esta manera, todos estarán satisfechos y no habremos creado ninguna enemistad. Pero la verdad y la falsedad, devocional y la no devoción, nunca son una sola cosa.

Para aquellos que no tienen un sentimiento de devoción, que no sienten necesidad de servir al Señor Supremo, que no quieren un beneficio real, y cuyo objetivo en la vida es el disfrute material y la fama, el servicio devocional y el pseudo servicio devocional aparecen como uno solo.

“Todo parece fácil para aquellos que no son conscientes de los objetos internos o que no pueden entrar en los más sutiles comprensiones de ellos”.

Comparte a...